Rocco Chacón

La historia empieza antes de nacer. Mi abuelo, fundador de la revista “Artes de México” recorrió el país junto con mi madre y su cámara leica. La cual atesoro a la fecha.

Luego, mi padre, alpinista y fotógrafo amateur continuó inculcándome el amor a la belleza natural.

Mi primer acceso a una cámara réflex fue en mis practicas universitarias, donde aprendí, en formato análogo, los principios del arte de pintar con luz. Después le siguieron diferentes cursos en muchas instituciones como el Claustro de Sor Juana, donde de la mano de Daniel Mendoza y Marcia Donato, aprendí fotografía estenopéica, estaba decidido, como en todas las disciplinas que practico, a entender el origen, el por qué

El camino me ha llevado por casi todo tipo de fotografía; moda, producto, paisaje; por aire, tierra y agua contemplé y traté de inmortalizar los momentos que me quitaron la respiración y las lágrimas. Rostros con historias de décadas, montañas con historias de milenios, momentos con 1 segundo de vida.

La fotografía documental me regaló una perspectiva de vida, una misión primaria: Trascender; vivir después de la muerte; escribirle algunas páginas a la historia del planeta en el que existo con el único objetivo de compartir, de unir. Me regaló también el privilegio de la empatía, de vivir mil vidas a través de la perspectiva de seres humanos, de las miradas de animales, de la geometría vegetal y de los caprichos orográficos que he tenido el placer de presenciar.

Mi obra consta de miles de escenas de la vida que hoy comparto con ustedes.

instagram-colourful-icon